miércoles, 3 de abril de 2013

La extraña emoción de compartir música


Y recuerdo el libro Dylan’s Visions of sin, a raíz del cual surgió la famosa frase que tantas veces me repito: Cómo pudo saber tanto de mí? Frase aplicable a Dylan, pero también a tanta gente, gente que ha compartido sus canciones con nosotros, pobres mortales, para que simplemente podamos sentir con palabras y música lo que de hecho ya sentimos, pero no sabemos expresar.

El rock’n’roll es una extraña experiencia que lo mismo es mortal que vital. Pero que tiene el inmenso poder de poner en contacto a gente que siente, padece y quiere la enfermedad. (...)


Cómo si no pueden organizarse ciclos como este sobre Bob Dylan, dirigido, coordinado y vivido por unos estudiantes de la Universidad de Sevilla. Porque aunque ellos tal vez no se den cuenta, aportan eso que a los que tuvimos su edad hace ya bastante tiempo a veces nos falta: energía. La pasión y la emoción, esa sí la compartimos.

Habiendo tenido la enorme fortuna de participar de esta experiencia, charlar sobre el Padre Dylan durante más de una hora, intercambiar experiencias y sensaciones, compartir ideas, emociones, música, palabras y mantel, comida y trago que alimenten el otro cuerpo, el material, uno se siente un privilegiado. Y encima son ellos los que te lo agradecen.

Gracias, chavales.

Suena la corriente: "Red River Shore" - Bob Dylan

6 comentarios:

  1. Los valores de esta música , y la de Dylan en concreto , se multiplican al ser compartidos ; y ese mismo contagio es el que fomenta las relaciones entre personas , que al final es lo importante de todo esto ; me alegro de que la experiencia haya sido tan gratificante , cuánto me hubiese gustado estar allí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a nosotros que hubieras estado. Hay que seguir propagando la enfermedad...
      Abrazos

      Eliminar
  2. Anónimo3:51 p. m.

    Creo que a este paso vas a tener que cambiar el nombre a Río Grande!
    Me alegra que en el sur puedan compartir al Padre Dylan contigo, y conociéndote, sospecho que a un Dylan bastante actual, más de Modern Times y Love and Theft que de Blonde on Blonde. A seguir así!
    Xesc S&THG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Río es muy Rojo, Xesc, ;))
      Y lo que se abarcó fue el Dylan de las emociones, de cualquier época...
      Ojalá tengamos una nueva oportunidad de charlarlo juntos al calor de un trago...

      Eliminar
  3. Quién me iba a decir a mí que ese río rojo que comentaba de higos a brevas en el blogin´, un día me iba a emocionar tanto en persona... La música es maravillosa y compartirla con gente que la siente como tú infinitamente más, una necesidad vital que el invento este de internet ha facilitado muchísimo.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, lu. Y sí, ese es el invento, que gente que ni sospechábamos que pudiéramos conocernos, lo hagamos, y nos hayan faltado horas y vasos para seguir hablando de música.
      Ha sido un placer, que se repetirá...

      Eliminar