jueves, 28 de abril de 2016

Charles Bradley
Changes (Daptone Records, 2016)
Donde pertenece

* Autor: Jaime G. López "Desperdicios"

La piedra angular de este trabajo se adelantó mediante su lanzamiento en single en el lejano Record Store Day del 2013. Tres años han tenido que pasar para que la misma se convierta en la pieza vehicular del nuevo trabajo del de Gainesville (Florida). (...)


Este nuevo trabajo que hace el tercero en su discografía tras los estupendos No Time for Dreaming (2011) y Victim of Love (2013), nos trae de vuelta al sentido Bradley en nuevo ejercicio de soul clásico que atesora los grandes aciertos de las producciones de los sellos clásicos de soul de los 60's y 70's, eso en lo que el otrora impersonator de James Brown, bajo el alias de Black Velvet, es todo un maestro. Por supuesto perfectamente secundado por la Menahan Street Band que dotan de  todos los ingredientes sobre los que la producción de Thomas Brenneck barniza los detalles para un gran resultado final. 

Desde la entrada a ritmo de góspel con órgano eclesial de God Bless America y ese conmovedor recitado que inicia con un 'Hello, This is Charles Bradley, a brother that came from hard licks of life that knows that America is my Home', con el que parece querer decir 'sé que este país es injusto y lo fue conmigo pero, amigo, es aquí donde pertenezco'. Y que enlaza con ese funk pesado Good to be back Home que transita sobre ritmos marcados por cálidos órganos, guitarras a la contra, vientos, bajos pesados y batería orgánica  con la voz con eco profundo, como una declaración doble de orgullosa negra americanidad.

Charles Bradley - by Shayan Asgharnia
from www.facebook.com/thecharlesbradley
El trabajo transita entre sonidos y arreglos más clásicos, como en Nobody but You, donde se torna tierno y aterciopelado con el maravilloso y característico acompañamiento de los estudios Daptone que también definen las producciones del sello a lo largo de estos últimos años y de los artistas de la discográfica neoyorquina.

A otros donde se juega con cierta modernidad o actualización, como en Ain't Gonna Give it Up, con bajos programados con sintetizadores y donde Bradley se desgañita como león herido mientras canta que no va a abandonar. O Change for the World, donde el sonido adquiere mayor profundidad con la utilización de ecos y aún con ecos de las más barrocas de los años 70, el resultado final tiene cierto gusto de actualidad como queriendo mostrar que no se está ante un mero ejercicio de nostálgica música del alma.

La canción titular del trabajo, Changes, es ni más ni menos que una versión de Black Sabbath, en concreto de su Vol. 4, a la que Charles Bradley es capaz de dotar de todo el dramatismo y con la ayuda de la Menahan Street Band dotarle de todo el alma soul que quizás sus pálidos creadores ni siquiera vislumbraron. Por otro lado, su letra de ruptura y tiempos de cambio se torna en la garganta de Bradley cual lamento autobiográfico.  

Ain’t a Sin nos presenta la versión más bailable del emotivo Bradley, que también funciona en estos registros con solvencia. Al igual que cuando se lanza a un número de añejo soul vocal a-la 50's en Things We Do for Love que a no ser por la moderna producción podría parecer sacado de aquella década. Crazy for your Love tira de sedosa producción y elegantes arreglos con una portentosa interpretación de Bradley.

El trabajo se cierra elegante y emotivo con Slow Love. Sabemos que esto no es una carrera de virtuosos galgos, pero nosotros nos posicionamos junto a Bradley en esa moderna disyuntiva que le sitúa junto a Lee Fields en esta recuperación de los mejores sonidos de las músicas del alma que han visto como las versiones pálidas que acapararon primeramente la atención a principios de los 2000's se han ido diluyendo como azucarillos, mientras estos dos titanes con edad más cercana a la jubilación nos entregan, trabajo tras trabajo, emocionantes ejercicios de soul a los que seguro los más puristas encontraran pegas donde nosotros solo vemos aciertos.

Suena la corriente: "Changes" - Charles Bradley



1 comentario:

  1. Anónimo9:53 a. m.

    ¡Que les den a los puristas! Nosotros, a disfrutar.

    ResponderEliminar