martes, 7 de agosto de 2012

Revisando 2012 (y II)
De conciertos y adioses


Dejábamos pendientes el otro día varios temas a la hora de realizar el repaso de lo que ha sido la primera mitad del año. Las cosas, cuando las dejas pasar, pierden parte de su interés, pero suponiendo que esto lo tenga, haremos un esfuerzo y pondremos la memoria a trabajar. Y a seleccionar, que esto es lo que realmente molesta. Nos pasamos la vida teniendo que optar entre unas cosas y otras, y la verdad, hay momentos en que uno quisiera dejarse llevar. Pero si de lo que hablamos es de discos nacionales, conciertos y despedidas, la cosa no tiene mucho misterio. Las elecciones están claras. (...)


Sí, o no. Como quieras. Somos conscientes de que en el Río no bajan muchas aguas nacionales. Al menos, en disco. Así que el trabajo selectivo tampoco es que suponga un quebradero de cabeza. Y los dos discos que más hueco se han hecho en el reproductor están claros: Pájaro, una de las sorpresas del año, puro sentimiento canalla; y McEnroe, en el otro extremo, delicadeza y paisajes otoñales aún cuando sus historias puedan transcurrir en playas y veranos.

Lo que sí nos hemos pateado han sido escenarios, tablas y arenas. El directo, como siempre, alimenta nuestro ansia de guitarras. Y aquí, el recuerdo de un nombre se eleva sobre todos: Bon Iver. Aún en la retina y la memoria el majestuoso espectáculo musical y visual que nos regaló. Porque fue eso, un auténtico regalo. Difícil que no sea el concierto del año.
Y no podemos olvidar, por puro orden cronológico, el intimismo alcanzado por Lambchop, la fuerza y bonhomía de Chuck Prophet, el reencuentro con la mejor versión de la E Street Band en muchos años que ofreció Bruce Springsteen en Donosti y la partida a la que Bob Dylan y sus tahúres nos invitaron en el Guggenheim.
Ha sido una temporada de conciertos más que interesante y lo mejor, con pocas decepciones. La mayor, el desganado y técnicamente prescindible show que dio Mark Lanegan. Pero claro, siempre hay caracteres …euhh… complejos.

Asistimos a los dos festivales de referencia territorial para el Río. El Azkena, nuestra casa común, del que nos quedamos con toda la tercera jornada, además de Charles Bradley, The Screaming Tribesmen e Israel Nash Gripka. Y el asentamiento del Bilbao BBK Live como referencia estatal. Sin olvidar la jornada que por segundo año nos han ofrecido la gente de Bilbao Rock City, referencial y dinamizadora para la escena local.

No quisiera terminar el repaso al directo sin dos nombres nacionales. Por un lado, la confirmación de Corizonas como espléndida realidad. A principios de año en la Sala BBK demostraron que su apuesta es seria, y tras su actuación en el BBK Live no queda duda de que este es su año.

Y como colofón, enlacemos el acontecimiento necrológico del año con la viveza de una realidad aún menor que su futuro. Levon Helm nos dejó, y muchos lo sentimos como si se fuera alguien que es parte de nuestra vida. No sólo por lo que fue la suya, sino porque sus canciones son parte de nuestro ADN. Aún será poco llorado todo lo que digamos sobre él. Y unos días antes, The Fakeband ofrecían el mayor tributo que nunca hemos escuchado a The Band, como parte del ciclo Izar & Star. Aquello fue un momento mágico, y no hacemos sino esperar ansiosos sus nuevas grabaciones. Lo tienen todo para ser grandes.
Esperemos que también la suerte haga acto de presencia.

Suena la corriente: "The night they drove old Dixie down" - The Band

2 comentarios:

  1. Anónimo5:24 p. m.

    !Ay, que me tocas la fibra sensible! Lo de Levon es una PUTADA, así, en mayúsculas. No solo por su brillante pasado, sino por seguir dando ejemplo hasta el final. Avisa si la gente de Fake Band tienen pensado algún bolo con el repertorio de THe last waltz, porque me encantaría verlos!
    En cuanto a conciertos, intuyo que lo den Bon Iver debió ser muy grande para haberte afectado así. En el horizonte hay buenas perspectivas: The Jayhawks y Dream Sindycate. Existe una remota posibilidad de que la gente de Heart Of Gold nos ponga ( a Son and The Holy Ghosts ) de teloneros, por lo menos, con Steve Wynn en Mallorca parece muy probable. Ya te cuento cuando sepa mas cosas.

    Xesc ( Son & The holy Ghosts )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Levon Helm es un dolor que tardará mucho en cicatrizar. Tengo entendido que Fakeband pueden hacer sesión The Last Waltz en Madrid entre septiembre/octubre. Ya te avisaré.
      Lo de Bon Iver, pues sí, sin duda. Enorme.
      Y ese doblete el mismo día y en el mismo sitio en Bilbao de Jayhawks y Dream Syndicate, sí sabe a gloria.
      Por cierto, Steve Wynn es uno de los santones más santos de este santo lugar. Así que si le teloneais, me tendrás a vuestros pies por mucho tiempo!
      Lo mismo me planto en Mallorca!

      Un abrazo.

      Eliminar