lunes, 16 de enero de 2012

Corizonas
Sala BBK, Bilbao (13/01/2012)
Cuestión de actitud

Comenzar un concierto con unos minutos de psicodelia ruidista, con Theremin incluido, enlazarlo con Hey, hey, hey (The News Today), una de las canciones más compactas de su disco, y a continuación enfrentarse a una espléndida versión de Everybody knows this is Nowhere de Neil Young, pone el listón muy alto a la hora de mantener el nivel del directo. Incluso demasiado alto. (...)



La duda de si van a lograr mantener el climax se instala. Pero no hay problemas. Corizonas lo lograron sin aparentar ningún esfuerzo extra. Y es que aunque estén realizando su primar gira como tales, y presentando su primer disco, The news today, la experiencia de muchos años se nota sobre el escenario. El músculo musical está formado por Los Coronas, la mejor banda de rock instrumental de España, y según mucha gente, una de las mejores bandas de rock a secas del panorama internacional. Y no seré yo quien discuta tal afirmación. Su maestría en escena está de sobra demostrada, y es que el pasado y presente de Fernando Pardo en Sex Museum le convierte en uno de los guitarristas imprescindibles del panorama rock nacional. Si a esto le sumamos la ansiedad y ambición de un grupo relativamente nuevo como los pucelanos Arizona Baby, tenemos un combinado de alta graduación.

Me alegro mucho de que gente que lleva la bandera del rock menos conformista de raíz americana esté teniendo en estos momentos cierto predicamento en medios de información generalistas. Son muchos años con el saco a la espalda de una actitud y aptitud rock incuestionables. Y si además canciones como el single Run to the river, una luminosa y pegajosa melodía que capta el espíritu del flower-pop de los 60 les abre puertas en terrenos más comerciales, queda demostrada la validez de su apuesta.

Y es que la unión de dos bandas en una nueva formación, sin plantearse qué camino futuro tomará, no es algo a lo que estemos muy acostumbrados por aquí. Si acaso, colaboraciones de postín en nuevos trabajos, pero poco más. Para los músicos americanos es algo de lo más normal. Gente como Jack White  o Scott McCaughey (por citar sólo la actualidad, no vamos a entrar en interminables listas de clásicos del blues y el rock) llevan años haciéndolo. Es poner en común las virtudes y miserias que cada uno atesora en su formación, para asfaltar nuevos caminos.

Lo bueno de Corizonas es que toda esta experiencia acumulada y la ambición de lo novedoso se siente cuando están sobre un escenario. Javier Vielba soporta de maravilla el peso de llevar la banda y conectar con el público, ayudado de un Fernando Pardo que pone un  contrapunto irónico. Ellos dos, en voces y guitarras, y con el músculo instrumental que les acompaña, se comen la escena.

Centran el concierto (siempre acompañado de la proyección en video de excelentes imágenes de sabor contracultural añejo) en los temas de The news today, esa mezcla de raíces americanas abonadas de surf, desierto, frontera, garage y rock’n’roll. Y van salteando versiones de clásicos que ya interpretaron en su gira de origen, Dos bandas y un destino. Y suena un floydiano Wish you where here que gana muchos enteros en su versión americanizada, un Mr. Soul que recuerda a Buffalo Springfield pasados por la trituradora de los Crazy Horse más incendiarios, un garagero Pushin’ too hard de los Seeds del siempre recordado Sky Saxon o el Supernaut de Black Sabbath.

Y lo mejor es que sus composiciones propias no desentonan nada junto a estas canciones eternas.
Qué mejor demostración de esa actitud de amor por el rock que emanan.

Suena la corriente: "I wanna believe" - Corizonas


4 comentarios:

  1. Anónimo5:29 p. m.

    Muy bueno el concierto y muy buena tu crítica, soy nueva en este estilo y el concierto me gustó tanto que voy a empezar a escuchar a todos los grupos de los que hablas. Eskerrik Asko.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti. Aunque a quien realmente se lo deberías agradecer es a Corizonas. Cualquiera de los grupos enlazados en el artículo valen como un tesoro, aunque por este Río siempre adoraremos a Neil Young por encima de muchas cosas!

    Eso sí, te advierto de algo. Como bien dice el subtítulo de Río Rojo, esta música es una enfermedad. Una vez infectada, no hay cura (aunque tampoco vas a querer curarte!)

    Gero arte!

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas, ayer el concierto de Madrid fue espectacular, y la semana que viene tocan los Coronas en la Rivera...
    La verdad es que los videos ayudan a la música pero sin duda las guitarras y en general esos musicazos es lo que me hizo flipar, fantástico concierto y critica (no esperaba menos).
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que lo disfrutaras, atikus.
    Tal vez la próxima vez juntos...

    ResponderEliminar