lunes, 22 de febrero de 2016

Margo Cilker & The Drunken Angels vs. Lucinda Williams
La Costa Oeste vs. CS&N (&Y)
Izar & Star, Kafe Antzokia, Bilbao (18/02/2016)
De Getxo a Laurel Canyon pasando por Luisiana


* Autor: Jaime G. López "Desperdicios"
*Fotos: Jose Luis Suárez (1-3)/Adrián Medrano (2)

El estajanovista trío La Costa Oeste (siempre dispuestos a armonizar sus voces por un buen plato de ostras) operó ampliado a cuarteto para la puesta de largo de su sentida revisión del cancionero de Crosby, Stills and Nash... y Young, habrá que decir a tenor de la selección de su repertorio. Así, a las voces y guitarras de Pit Flanagan, Peter Abels y Dani Merino se sumó el bajo de Jokin Salaverria.(...)

Desarrollaron su bolo en dos vertientes, una suave y tranquila a veces necesitados quizás de un poco más de volumen o arranque, como en la inicial You Don't Have to Cry. Otra con más empuje y garra, como cuando atacaron Ohio ya a tres guitarras, con la Telecaster de Pit apuntalando los lamentos de Young sobre la matanza de estudiantes en dicha ciudad.

Blackbird, a tres voces y con la sola guitarra arpegiada de Dani, discurrió tranquila al igual que Helpessly. Carry On contó con la incorporación de Saúl Santolaria a la voz sobre la base eléctrica desarrollada por Jokin y Pit, en uno de los mejores momentos de su set. El público reaccionó entusiasta ante uno de los grandes clásicos de CSN, Marrakesh Express, que les quedó redonda en armonías y feeling.

El segundo invitado de la noche, John Franks de Smile, salió para apoyarles en el Teach your Children aportando la voz principal. Justo antes de que atacaran el Helpless de Young con un original arreglo de slide de Dani Merino. Siguieron revisando el cancionero de Young con Human Highway. Tras Change Partners encararon el rush final con Love the One you’re With de Stephen Stills, que sonó eléctrica y percusiva a pesar de algún desajuste vocal. Y cerraron con la joya de los homenajeados, Suite Judy Blue Eyes, incluidos los arriesgados recitados latinos de Stills en este caso realizados por Saúl. Con un público entregado, dejaron un muy buen sabor de boca de cara a la sorpresa de la noche, la americana Margo Cilker.

Ésta se hizo acompañar de sospechosos habituales de la escena, a los que además de Pit Flanagan y Dani Merino se sumaba la otrora base rítmica de los Montarbo, Juan Uribe y Natxo Beltrán. La banda se autodenomina The Drunken Angels (como el tema de Lucinda) y a mí no se me ocurre mejor bautismo...

En cuanto a la lideresa,  Margo Cilker es una jovencísima chica americana afincada en Getxo que cuenta con un timbre de voz que derrite y unas cualidades innatas. Enfrentarse a ese repertorio, liderar a semejante grupo de veteranos, en el escenario grande del Antzoki y hacerlo con nota, no está al alcance de cualquiera. El plan era que recrearían el opus de Williams Car Wheels On A Gravel Road, sin embargo optaron por no limitarse a ese trabajo y abrirse al repertorio de la de Luisiana.

Abrió el quinteto con Metal Firecracker y de inmediato pudimos comprobar cómo Margo posee ese timbre sureño que le emparenta con Lucinda, claramente la noche prometía. A continuación la titular Cars Wheels On A Gravel Road sonó mordiente, vaquera y trotona. Con  I Lost it y Wild & Blue (del segundo disco que mas revisaron , 'L. W. 88') ya empezamos a disfrutar de las dinámicas de guitarras entre Merino a la Strato y Pit a la Telecaster y aquello sonaba extremadamente fino.  

Una pena que en Lake Charles, dedicada especialmente a Lucinda porque nombra su ciudad, un problema de sonido nos privó de la voz de Margo durante casi todo el tema. Con Passionate Kisses, la favorita de Dani según dijo, la cosa volvió a su cauce.

Drunken Angels, ese temazo que da nombre a la banda, fue la cumbre de la cita, y la tarea no era fácil. Margo supo darle el feeling adecuado para emocionar a la sala.  

Y tras Essence, una tripleta ejecutada a la perfección con Still I Long for your Kiss, profunda y atmosférica,  con la voz de Margo Cilker arrastrándose y un grandísimo solo de Pit. Greenville fue ejecutada  pausada y con sentimiento, aquí con el protagonismo a la guitarra de Dani. Y Right on Time sonó brillante con esos coros aportados por los guitarristas 

La banda se despidió con el country blues Can’t Let Go, percutida y muy lograda, una pena que en similares registros no atacaran la favorita Joy

Y mientras Margo salía para un bis en solitario ante el entusiasmo general, a mí me dio por pensar que hace unos años, cuando vi a Lucinda en ese mismo escenario, ella me maravilló pero la banda me dejó un poco frío. Por supuesto sonaban perfectos y cuadrados pero les faltaba no sé si veteranía, originalidad o algo más de feeling. El que desplegaron los Drunken Angels junto a ese maravilloso descubrimiento a la voz que hicimos el jueves. Y el ciclo Izar & Star sigue deparando agradables y gratas sorpresas para el público local en las noches de los jueves.

Suena la corriente: "Texan" - Margo Cilker


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada