lunes, 11 de noviembre de 2013

The Del-Lords / The Western Sizzlers
Sala Azkena, Bilbao (08/11/2013)
Directos a las canciones


Es un tema casi recurrente con The Del-Lords. Grupo formado por gente que no tenía que dar explicaciones sobre de dónde venía (Scott Kempner de The Dictators, Eric Ambel de los Blackhearts de Joan Jett) y que sin olvidar sus orígenes punk se dedican a restaurar y poner al día los sonidos de raíz americana. Ésto en plenos años 80 era empresa complicada, y lógicamente fueron incluidos en ese resurgir de bandas que por estos lares se llamó Nuevo Rock Americano. (...)


Pero uno siempre tuvo la impresión, a pesar de la buena acogida de su disco debut Frontier Days, que los sectores más puristas no les tenían tan en cuenta como a otros recuperadores de aquellos días. Era como si sus mencionados orígenes, por otro lado reivindicados por sus coetáneos, les marcaran con cierto carácter de advenedizos. Sus discos fueron pasto de las aberrantes producciones de la década, y no fue hasta el tercero, Based on a true story, ya terminando el decenio, que consiguieron un sonido más cercano a sus intenciones. Ahora, 23 años después de su última grabación de estudio, han vuelto con Elvis Club, y de nuevo tenemos la impresión de que la rodaja ha pasado más desapercibida de lo que merece. Kempner ha llevado una discontinua carrera pero con colaboraciones varias con su amigo Dion, Ambel es un reputado productor y miembro de The Yayhoos, y el batería Frank Funaro (los tres miembros originales de la formación actual) se ha enredado en más de una ocasión con gente como Nils Lofgren o Cracker. Hace unos días, los renombrados The Dictators NYC casi llenaban una sala como el Antzokia, pero el viernes, The Del-Lords apenas congregaban un pequeño grupo de seguidores. Uno vuelve a sentirse una vez más fuera de juego.

No seremos nosotros quienes reneguemos del rock’n’roll de barra de bar, cervecero y de exclusivo objetivo lúdico. Río Rojo es un ejemplo de que lo alabamos, disfrutamos y sudamos. Aunque en más de una ocasión lo adjetivemos como verbenero. Lo dijimos de los Dictators (e incluso nuestro querido colaborador Desperdicios nos lo cuestionó en parte) y lo añadimos ahora al describir la actuación de los esperados teloneros, The Western Sizzlers. Cierto que por ahí anda el Georgia Satellites Rick Richards, que son gente currada en la carretera, que el cantante Kevin Jennings mueve a la banda, que no ocultan intenciones, ya sea su amor por Status Quo, con la versión de Break the rules, incluida en su disco For ol’ times sakes, o con su tendencia a la juerga, en One more beer o I’ll die a happy man if it kills me… Sí, pero tanto los Dictators el otro día como los Sizzlers el viernes, siendo divertidos, quedan peldaños por debajo de el set que ofrecieron The Del-Lords.

Un set conciso, corto, sobrio, pero ejecutado yendo directamente a la médula de unas canciones que valen su peso en oro. Comenzando por las versiones, dos que ya son suyas desde hace muchos años, el Jumping in the night de los Groovies con el que abrieron, y el How can a por man stand such times and live de Blind Alfred Reed de su primer disco, y otra que acaban de hacer suya en el último, el Southern Pacific de Neil Young con el que se despidieron. Y entre medias, un I’m waiting for the man del que recuperaron su esencia Velvet sin perder un ápice de su personalidad, tras decir que resulta difícil concebir un mundo sin Lou Reed. Y continuando con sus canciones propias, que como siempre, fluctúan entre el rock’n’roll más carnoso, True Love, la pantanosa Judas Kiss con Ambel a la voz y Me and the Lord Blues, y el power-pop de quilates, con la gozosa recuperación de Cheyenne, la contundencia de I’m gonna be around, las recientes Flying y When the drugs kick in o el sabor garagero de Get Tough.

Será que andamos pasando época seria, será. Pero preferimos las canciones de The Del-Lords, que la cerveza ya corre de nuestra cuenta.

Suena la corriente: "Cheyenne" - The Del-Lords



4 comentarios:

  1. No pude ir por curro y no veas lo que me jodio, me encantan estos tios, otra vez sera. fantastica crónica tío.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Addison, seguro que vuelve a haber ocasión...

      Eliminar
  2. Anónimo3:50 p. m.

    Totalmente de acuerdo.
    Aunque yo los vi en Cangas ( a Dictattors, a W. SIzzlers y a Del Lords) unos días antes mi visión del concierto es idéntica a la tuya.
    Gracias y Enhorabuena por el Blog.

    -- Anxo --

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece, Anxo, de verdad, y no te creas que somos pocos los que lo vemos así, aunque a veces lo parezcamos.
      Un abrazo y cuando quieras.

      Eliminar