martes, 15 de enero de 2013

Brighton 64
Esta vez va en serio (BCore, 2012)
Adiós bola, adiós cadena


Recuerdo perfectamente cuando a mediados de los años 80, un panoli (siempre lo he sido) al que habían mandado a Londres a estudiar inglés entraba en una tienda de Carnaby Street, ya por entonces convertida en ermita para turistas, pero aún con un magnetismo especial, para comprarse una camisa de paramecios que andaba buscando. (...)


Al entrar al probador (que uno es muy pudoroso), allí estaba, un cartel gigante de Brighton 64. La ilusión fue tremenda, y dio pie a una charla con el dependiente, que nunca había estado por la península, pero era fan irredento de los catalanes. Eran épocas en que cualquier mod que se preciara debía tener a los hermanos Gil y compañía como puntos de referencia.

Pero siempre consideré, yo que no era mod militante, que Brighton 64, teniendo muy claras sus influencias originales, eran más, mucho más. Un combo capaz de insuflar aire al rhythm & blues y soul cantado en castellano. Y además, habían sido capaces de crear uno de los mayores pildorazos pop que se habían escrito en esta lengua, La casa de la bomba, pura adrenalina. Sorprendentemente, Ricky y Albert echaron el cierre a la formación en 1987 y con Los Brigatones, iniciaron una carrera que, tomando posteriormente caminos distintos, les ha mantenido en la brecha hasta ahora.

El año pasado, Brighton 64 se reunieron para una gira de reencuentro, entre ellos y con su público, todos ya con bastantes más años, menos pelo, más barriga y las mismas ojeras, aunque ahora causadas por motivos bien diferentes. Pero todos con un amor peterpanesco por una música de clara esencia juvenil, un estado, el de joven, que en la mayoría de ocasiones va con el sentimiento más que con la biología. Y ya metidos en harina, qué mejor que entrar de nuevo en el estudio para dar consistencia a nuevas canciones y recuperar algunas de hace años y nunca grabadas.

Ricky y Albert Gil, junto a Jordi Fontich y Tino Peralbo, esto es, su formación más estable, han sido capaces de sacarse de la manga un gran disco de power-pop. Porque es cierto que en muchas de las nuevas canciones la pulsión negra está presente, como ese pedazo de r&b que es El día que yo me muera, o en La noche sujeta mis pies, pero son los ritmos más deudores de los guitarrazos llenos de pop y energía los que imperan. Y el paso del tiempo, que todos hemos sufrido, está más que presente, tiznando el disco de un cierto aire de nostalgia, al menos en el aspecto lírico. Desde el título, Esta vez va en serio, desarrollado en ese comienzo turbulento que es Solo hasta el final, pasando por canciones como Los amantes del compás (dónde están los chicos borrachos de ritmo y de noches sin final; adiós bola, adiós cadena) y La magia en la calle (no quiero que me hables de lo que fui; la casa de la bomba nunca la vi), con su delicioso estribillo.

Porque de estribillos, melodías, armonías y urgencia vital, continúan sobrados. Ofrecen dos canciones en catalán (creo que por primera vez en su carrera como Brighton 64), caracolean por el clásico garage hispano en Soy un tanto antiguo (y creo en el amor), homenajean a sus adorados Kinks en su versión de No puedo ir a dormir y se muestran irónicos en Tu colección de discos raros.

Es simplemente eso, un buen disco de power-pop, hecho por gente que marca una edad en el dni distinta de la que sienten, para gente que se encuentra en la misma tesitura. Vamos, tú y yo.
* Compra el disco en BCore
Suena la corriente: "Solo hasta el final" - Brighton 64



3 comentarios:

  1. Aupa muy bueno, no tiene desperdicio el programa que les hicieron en El sótano en radio3. Me gusta lo que he leído en el blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Sótano es uno de los mejores programas hoy en día en la radio, sin duda.
      Muchas gracias, Oscar, y cuando quieras por aquí estamos.

      Eliminar
  2. Anónimo3:55 a. m.

    Grans Brighton!

    ResponderEliminar