lunes, 27 de agosto de 2012

We're on the road again


La mayoría de los tábanos son diurnos, las hembras más que los machos. Estos últimos son crepusculares y enjambran o forman grupos en espera de las hembras para cruzarse con ellas. La mayoría de tábanos tienen hembras hematófagas, esto es, que se alimentan de la sangre que extraen de vertebrados endotermos (mal llamados de sangre caliente, los mamíferos y las aves).
Las hembras necesitan un alimento rico en proteínas, como es la sangre, para atender las necesidades de nutrientes asociadas a la producción de los huevos. (extraído de Wikipedia) (...)


Lo que al parecer deja claras una serie de cosas: me ha picado una hembra; se ha metido un lingotazo a su salud; soy un endotermo; mi sangre es rica en nutrientes.

No, no vamos a entrar en el grado de toxicidad inherente con el que nacerán esas pobres criaturas fruto de mis proteínas sanguíneas. Dicen que la naturaleza es sabia, así que debemos entender este incidente como una muestra más de esos errores que conforman una consecuencia final objetivamente positiva, esa excepción que confirma la regla. Allá esa tábana con lo que le ocurra a su prole. Mira que no es tan difícil, con solo verme se puede apreciar que no soy bocado sano.

Pero claro, uno trae sus mejores colores, su reluciente moreno playero, y en el fondo entiende su irresistible atractivo. Así que sirva tan estúpida anécdota, cuya importancia solamente sería destacable en la mente de un infante o de un sinsorgo, para trasladarla a la vuelta de la ganadería al corral.

Sí, we’re on the road again. Han sido pocos días de solaz, pero en esta época de recortes siempre salimos perdiendo los mismos. Que por algo no estamos arriba en la pirámide social. Eso sí, ni idea si volvemos con las pilas recargadas y ánimos renovados. Lo iremos viendo, aunque la intención se supone.

Lo que sí volvemos es con la ambición de ser más tábanos que nunca.
Y al que le pique, que se rasque, como yo llevo haciendo desde hace días.

Glad to see you again, ladies and gentlemen.

(photo from Early Office Museum)

Suena la corriente: "On the road again" - Canned Heat

6 comentarios:

  1. Bienvenido Red River. Yo me compré mi aután para picaduras, ahora soy inmune je je je.
    (te he enlazado en la Route, agradable coincidencia). Saludos y al tajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... salvo que vivimos épocas de absoluta desprotección! Pero seguiré tu consejo.
      Abrazos...

      Eliminar
  2. Anónimo2:32 p. m.

    Si suena la coriente es que agua lleva. Bienvenido al enjambre Red River. Si al menos pudieramos conservar algo de calor enlatado para el resto del año y abrir el frasco cada vez que la rutina nos congelase los huesos. Mientras tanto nos calentaremos con un poquito de rock and roll de cuando en cuando empezando con los propios Canned Heat :)

    JAIME.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperes, Jaime, el calor nos espera en cualquier garito rebosante de rock'n'roll!!!

      Eliminar
  3. Bienvenido a la blogo, ahora con menos combustible correras mas ligero por los tortuosos senderos del rock, que reviente la tábana...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:28 p. m.

    ¡De vuelta al redil!

    Espero que en Bilbo no haga tanto calor como en Mallorca y que te sea leve la vuelta con síndrome postvacacional incluida. Como bien decía Alice Cooper: "School's Out"

    Alégranos este septiembre con esas píldoras de rock'n'roll a las que nos tienes acostumbrados. Un abrazo.

    Xesc (Son & The Holy Ghosts)

    ResponderEliminar