lunes, 24 de febrero de 2014

The Fakeband / Moonshakers
Kafe Antzokia, Bilbao (21/02/2014)
Son nuestro lujo (2ª parte)


Lo dijimos en su momento en el Río. Lo dijo Joserra Rodrigo en la presentación de la banda. Lo comentaba gran parte de los asistentes al concierto del pasado viernes, presentación del nuevo disco, Shining on everyone. Pero sobre todo, lo confirmaron The Fakeband sobre el escenario, cinco tipos en pleno estado de gracia. Sí, son nuestro lujo, y pocas bandas hay hoy en día capaces de alcanzar la tensión y emoción que atesoran en vivo y en los surcos. (...)


La capacidad instrumental de los cinco Fakeband está fuera de toda duda, desarrollada a lo largo de una carrera que iniciaron hace tiempo en diversas bandas y que han concentrado como el jugo de esencia del rock que bebe en todas y cada una de las etapas de su historia. La capacidad para sonar robustos, compactos, sincronizados al milímetro, alcanzando la perfección en más de una ocasión, es parte casi consustancial de su esencia, como pueden atestiguar los que los han disfrutado en escena. Pero tanta perfección, capacidad instrumental, tanta emoción en unos juegos a cuatro voces que consiguen sobresalir aún en un repertorio elevado por puro poder energético y eléctrico, no serían nada, salvo el vacío, si no fueran acompañados de lo que diferencia a un grupo de otro: las canciones. Esa palabra, ese concepto, el de canción, tan difuminado hoy en día cuando lo han convertido en mercancía de un solo uso. Todo resulta fatuo y vacuo si carece de canciones.

Y The Fakeband, en una sala prácticamente abarrotada a pesar de la ingente competencia en una de esas noches en que coinciden numerosos eventos, demostraron que la raíz que sustenta todo el entramado está en las canciones. Tras el delicioso aperitivo que supusieron las MoonShakers y sus melodías que se mecen entre el pop juguetón y los aromas del garage de ascendencia más modernista, Txomin, Pit, Alfredo, Juan e Iñigo quisieron demostrar que esas canciones, no sólo desde una óptica más acústica, como en otras ocasiones, sino también si se las impregna de electricidad, son capaces de tener vida propia. Al fin y al cabo, a día de hoy, tiene 22 canciones grabadas, y las 22 demuestran que su destino no es el mero relleno.

Conscientes de ello, revisaron en su totalidad el nuevo Shining on everyone, recuperaron seis canciones del anterior Too late, to bad, no abandonaron nunca las tres guitarras en escena, jugando entre eléctricas y acústicas de doce cuerdas, el bajo y la batería retumbaron como la médula central que son, y ampliaron el fondo, el elemento orgánico de cada una de ellas, con permanente juego de teclados y ocasional aparición de saxo. Y si la evocadora e inicial Back on the road puede asentar su origen folk-rock, ya desde ese Fool me que integra riffs y armonías vocales uno sabía que sobre el escenario había una banda de rock’n’roll potente en su plenitud, amplificada por Don’t save my life y I was wrong. Por eso suena a puro vicio un Parking lot con Pit en su trasunto de Kizz y Txomin soportando la parte eléctrica, un Healing time al que el saxo y los teclados convierten en sudoroso rock de pellizco soul, y esa maravilla susurrante que es Kate, contraponiendo unos coros soberbios a un excelente punteo final.

A partir de ese momento, ya todo es un carrusel de emociones en crecimiento. Top of the world imponiéndose jerárquicamente como el himno que es, Someone con el momento estelar de Pit a la guitarra, She told me resaltando que la canallesca Faces les sienta de maravilla, y más cuando la unen directamente a un eléctrico Way up north, cumbre de su anterior disco, un Sweet apabullante en su comienzo folk y explosión posterior, un Something about you que se eleva como una de las cimas de la noche, haciendo viajar directamente al Parker de las épocas etílicas del mejor pub-rock, enlazar con una Let me be myself que sorprendentemente en esta ocasión nos hace añorar a aquella vieja y ya perdida E Street Band, cuando era una máquina de puro rock, para terminar en lo alto, como debe ser, con un Get you back que eleva al pop a una categoría que el mal uso de su nombre nunca debió hacer olvidar.

The secret y Too late too bad suponen un adiós con mensaje. The Fakeband no pueden, no deben ser el secreto de un pueblo o una ciudad. Su escena está más allá. No deberíamos dejar que sea demasiado tarde.
* Compra el disco vía Rock Indiana o en tu dealer habitual
Suena la corriente: "Get you back" - The Fakeband


16 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, gozada de bolo y de noche...

    ResponderEliminar
  2. Bandaza, dentro de poco me toca a mi en Madrid. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjate, a ver si me paso también por allí para el 15...

      Eliminar
  3. Anónimo3:53 p. m.

    Ah, ese es el tema, las canciones!
    En una època en la que importa la imagen, la inmediatez lo devora todo (alguien escribió que si hoy sonase por primera vez "starman" de Bowie en la radio , mañana ya no sería noticia) y el enchufismo marcan el devenir de los grupos de rock.
    Una època que menosprecia a Burning pero ensalza a Pereza, a quien le importan las canciones?
    Pues a los creemos en el buen gusto, la clase, el estilo y la emoción.
    Para los creemos en eso, The Fakeband son un regalo.
    Y se agradece!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo por menos que darte toda la razón. La canción es la razón de todo, y con esta gente tenemos aseguradas un excelente puñado de ellas

      Eliminar
  4. Me encanta la banda, ojala se den una vuelta por el sur ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se andará, no lo dudes...

      Eliminar
  5. En Rock and More By Addison de Witt le espera un regalito que espero sea de su agrado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Addi, lo he visto. Luego te contesto. Un abrazo

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Banda muy interesante Josetxo! Rock para caminar. Un abrazo fuerte de tu sobrino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno verte por aquí, chaval. Razón tienes, gran banda, grandes músicos, enormes tipos. Para caminar y bien.

      Eliminar
  8. Pues por lo que veo ya está todo confirmado. Esta banda pisa fuerte y va po muy buen camino. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como diría el otro, totalmente confirmado. Es un hecho

      Eliminar
  9. Creo que este disco les da el espaldarazo definitivo.Supongo que nadie dudará ya de que es una banda como la copa de un pino.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar