lunes, 7 de marzo de 2016

Burning
Sala Fever, Bilbao (05/03/2016)
Leyendas vivas y mordientes


* Autor: Jaime G. López "Desperdicios"

Se encuentra Burning en un excelente estado de forma que contradice la edad de la banda, de esas canciones y en definitiva de las propias leyes del rock and roll en el que pasada una distancia de la costa la cosa va menguando progresivamente. (...)


Venían presentando su directo Vivo y Salvaje sin la aparatosidad de secciones de coros, vientos e invitados de lujo. La banda básica. Parece que Johnny ha encontrado tantos años después la formación soñada para que la cosa, lejos de decaer, suene con nervio, energía y siga mordiendo el alma de quien lo escucha. Las guitarras del inmenso Edu Pinilla encuentran en la incorporación más reciente, Nico Alvarez, el contrapunto ideal. Dos guitarristas de clase única que han encontrado los huecos para compenetrarse y dar electricidad única a los temas clásicos del grupo. El recuperado saxo de Maikol, ese que uno puede escuchar en todas las grabaciones de los años 80, es un elemento totalmente indispensable en el universo Burning. La base rítmica formada por Carlos Guardado y Kacho Casal permite que el repertorio transite con la potencia que necesite con las síncopas que siempre les ha caracterizado. Al frente de la nave, un Johnny Cifuentes que desafía las leyes de la física para erigirse en un frontman avasallador en la penúltima etapa de la banda. 

El repertorio, que celebra sus 40 años de carrera, tiene paradas en todas sus etapas y encarnaciones. Desde los arrebatadores inicios en los que con temas como Madrid, con el que abrieron el concierto, con las guitarras de Edu y Nico afiladísimas, Rock and Roll Mama, felizmente recuperado, o Jim Dinamita, se erigieron en una suerte de adalides del rock macarra pero con base musical de peso. Tampoco se olvidaron de recrear su single de debut I’m Burning, en el que reflejaron el influjo de Black Sabbath o Alice Cooper Band.

Hasta su última rodaja, Pura Sangre, que tiene en el corazón de Johnny un sitio especial, como demuestra al ser el disco más representado. Con brillantes rock and rolles como Tú te lo Llevas Todo y Willie Dixon con Nico Alvarez  lanzando  riffs stonianos con la mano  abierta con esa técnica única ajena a la púa, algo al alcance de muy pocos ejecutantes de las seis cuerdas. Medios tiempos y baladas sentidas como ÁguilasCorre Conmigo (aquí echamos de menos la rota voz de Luz), o Demasiado Sucio, ejecutada con un precioso slide y un Johnny entregado en la interpretación vocal, y Pura Sangre, que muy emotivamente cerró la primera parte del set. Curiosamente, estas dos últimas joyas no están recogidas en su reciente directo frente a otros temas que a nosotros nos dicen menos, como Todo a Cien, Dolor o Bestia Azul, que también estuvieron presentes en el set list de Bilbao. 

Entre medio, todos los clásicos de la banda. Un Jack Gasolina rockero con Johnny tirando de pandereta percutida, chulapo al frente del micro como solo él sabe. Derritieron al personal que abarrotaba la sala Fever, en la mejor entrada que les hemos visto en los últimos años, con una intro de piano ampliada y el evocador saxo de Maikol dando inicio al No es extraño. Les quedó redonda con Johnny alternando el piano con el micro al frente del escenario y  ese solo final de Pinilla que eriza hasta el pelo de las patillas.

Con la versión en castellano de Star, Star reivindicaron su legado Stones. Antes de atacar una tripleta de clásicos enérgicos de la banda, un Ginebra Seca vitaminado antes de su himno Esto es un Atraco y Es especial, que cerró su repaso a los guiños iniciáticos, en este caso el de los travestidos New York Dolls de Johnny Thunders, con un gran solo de Maikol recreando a los honkers norteamericanos. 

Bueno no, quedaba dejar constancia de la deuda con el “abuelo” Chuck Berry con su Mueve tus Caderas en el que Johnny escanció, generoso, con champán al público. 

Seguro que más de uno pensó que allí faltaban unos cuantos clásicos. No hay problema que no arregle un bis, con Baila mientras Puedas, la rocanrolera Nena, su cima Qué hace una chica como Tú, que sonó gracias al saxo y arreglos pegada al original, y el cierre nostálgico y emotivo con Una Noche sin Ti, ese regalo que nos hizo Pepe Risi hace tantos años. 

Después de verles en un par de conciertos durante 2015, Madrid y MAZ, donde por circunstancias creo que no estuvieron todo lo cómodos que a ellos les gusta, pude comprobar con una sonrisa que la magia sigue intacta y en todo caso en progresión. Johnny, si conoces la receta, por favor compártela. El mundo del rock necesita la fórmula. Como dice en Muévete en la Oscuridad'no te pierdas lo mejor, noches, risas y calor' y eso son lo que son capaces de ofrecer Burning 40 años después de su nacimiento en el madrileño barrio de la Elipa.

Suena la corriente: "Tú te lo llevas todo" - Burning



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada