viernes, 30 de noviembre de 2012

Sallie Ford & The Sound Outside / Gacela Thompson
Sala Azkena, Bilbao (29/11/2012)
La fuerza de la inocencia


Tampoco es que fuera muy difícil. Cuando en el ARF de este año comentábamos que Sallie Ford & The Sound Outside no alcanzaron el grado de intensidad que se les debe suponer en un club pequeño, no estábamos desencaminados. Escuchando su disco Dirty Radio era fácil de intuir, pero ayer en la sala Azkena no es que precisamente confirmaran nuestras sospechas, sino que demostraron saber y poder llegar mucho más allá de lo que pudiéramos esperar. (...)


Comenzó la noche de manera deliciosa. Porque sólo así podemos definir el set que ofrecieron los locales Gacela Thompson. Hace dos años que no aparecían sobre los escenarios, pero no se notó. Su música es una caricia suave, de las que necesitamos los humanos para sentirnos queridos. Los juegos de las dos acústicas (excelente los punteos de Yahvé M. de la Cavada) embrujaban cuando eran mecidos por el violín y la voz. Van más allá del puro sonido americana, ya que sudan texturas del folk atemporal, el jazz e incluso la bossa, como en esa preciosa Rainy day. El avanzado estado de embarazo de la vocalista hacía pensar en el placer que esa criatura estaría sintiendo ante semejante golosina sonora. Y más terminando con esa recordada versión del Always on my mind que interpretara Brenda Lee e hiciera inmortal Elvis. Un bocado perfecto.

Y luego, ahí estaba Sallie Ford en escena. Y digo que estaba ella, porque la distancia y ensimismamiento con la que ejecutan las canciones el resto de la banda, espléndidos cada uno de ellos, hace de ella el foco de atención total. Y se basta para que ésta se mantenga. Con esa nostálgica imagen de maestra de colegio de primaria americano en plenos años 50, uno imagina a varios tordillos de diez años embelesados ante su profesora.

Porque transmite ese aire entre inocente y juguetón, pero su música es de muchos quilates. Y dejaron constancia de que ese retro-sound en el que se les pudiera encasillar tiene una paleta de colores mucho más amplia. Ya desde el instrumental de inicio (me encanta que los conciertos comiencen con un instrumental, perfecto aperitivo) dieron esa sensación de querer honrar al título de su único álbum hasta el momento. Porque sonaban mucho más sucios que en él, porque no era un simple ejercicio de estilo del rock de los 50. Ahí sonaba garage, blues chirriante, guitarras y bajos apuntalando la aguda voz de Sallie cuando sale por gorgoritos, ahí sonaban sonidos americanos de siempre. Pero todo ello embadurnado de ese aire pop que tanto le asemeja a Buddy Holly. Si Holly fuera mujer, viviera, y actuara en pleno año 2012, podría llamarse Ford (salvando las distancias propias de un genio). Y es que una canción como Danger siempre tendrá esa magia que sólo sabe transmitir una melodía pop.

Pero contrastaba con esa guitarra que ensuciaba (en el buen sentido, por favor, que aquí las gastamos así) This crew, la pura fuerza blues en que convierten Against the law, las guitarras trotonas de Fuck that que hacen de ella canción con el puro espíritu de la Velvet o esa vuelta al pop de los 80 en Party kids. Y honrando la tradición con alguna versión de country-rock vitaminada (el Fist city de Loretta Lynn? Ay esta cabeza…).

Sí, lo sabíamos. Sallie Ford & The Sound Outside son gente de garito.
Y hemos podido saborear un buen trago con ellos.

Suena la corriente: "Danger" - Sallie Ford & The Sound Outside



2 comentarios:

  1. Me encanta todo esto que cuentas. A Sallie me la tengo que llevar pa la Route

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Chals. Sin duda...

      Eliminar